Historias del patio

Eramos niñas que jugábamos

Años 70

Eramos niñas que jugábamos con la costura… eran los años 70, recuerdo que jugábamos en un patio, de los dos que teníamos en casa.

A veces las niñas vecinas venían a unirse, juegos inventados o juegos de la época, cualquier objeto era convertido en un juguete…

Eramos pequeñas, cuando no tienes problemas, te crees que todo surge de la nada, eres inocente y vives muy feliz, «la niñez».

Terminábamos de jugar en el patio cuando algo ocurría casi todos los días, en una habitación cercana, tras la ventana abierta que daba al patio.

Era cuando mi madre y después de otros trabajos fuera y dentro de casa se disponía a coser, la verdad ahora lo pienso y no se como podía con tantas cosas.

Eramos niñas jugábamos

La costura nos viene de lejos…

«Niñas que jugábamos con la costura»

Eran los años 70

Mi madre

En la habitación se empezaba a escuchar el sonido de la máquina de coser, era cuando el motor se ponía en marcha, mi madre accionaba con el píe el pedal que daba el contacto.

Cuando ocurría esto la curiosidad era máxima, todas íbamos a la habitación y queríamos ayudar, mi madre nos daba trabajo, cortar los rollos de las etiquetas y poner las tallas entre otras cosas, eran cosas que podíamos hacer y no estropear nada.

Se pasaba muchas horas cosiendo, a veces hasta la madrugada, sobre todo cuando tenía que terminar alguna faena para esa semana y se acercaba el día de la entrega.

Eramos niñas jugábamos
  • Jugábamos
    • Aprendíamos
      • Crecíamos
        • Vivíamos

«Cuando el motor se ponía en marcha»

La curiosidad era máxima

El pluriempleo

Eran años que nuestros padres trabajaban fuera de casa y dentro de ella, los sueldos eran pequeños y las familias grandes, como se dice ahora : «No llegábamos a fin de mes!»

Anuncios

Había que obtener más ingresos y una forma de conseguirlos era con el pluriempleo, por entonces era habitual que en las casas se hiciera faena de todo tipo para sacarse un suplemento económico.

En el caso de mi familia cosiendo en casa, aunque no son los mismos tiempos y las familias son de poquitos miembros, en algo nos empezamos a parecer…

Hemos pasado tres décadas que todo iba para arriba, los sueldos también, pero todo ha cambiado y por unas cosas o por otras, ahora más bien vamos para abajo, una pena.

Eramos niñas jugábamos
  • Hilar
    • Cortar
      • Coser
        • Crear

«Detalles que en nuestras vidas»

Nos dejan huella

Ahora de mayores hemos vuelto a aquellas andadas, algo que de pequeñas nos dejaría huella.

Anuncios

Detalles que en nuestras vidas nos dejan huella y que cuando eres mayor y puedes intentas rellenar, ese agujero que te dejó desde la infancia.

Convivimos con nuestras madres y abuelas rodeadas de telas, hilos, agujas… y mucho amor en lo que se creaba.

En algunas ocasiones y como trabajo desde casa, se cosían prendas en serie, prendas sueltas por encargo, arreglos y creación nueva para toda la familia, sin duda nos marcaría el futuro.

Os dejo aquí el enlace a nuestra entrada: «Paseo por el Saler» 🚶‍♀️🚶‍♂️🚶‍♀️👇🚶‍♂️

Paseo por el Saler

© 2020 Cortinasfundas.com

Anuncios
Anuncios
SEMrush